TALLERES

Figuras Parentales

“EL ARBOL QUE CANTA”

En México participo de este taller que consiste en retomar el hilo de nuestra historia personal, focalizándose principalmente en la naturaleza de los vínculos establecidos con los padres.

En la infancia y en alguna medida, hemos experimentado por parte de nuestros padres, rechazo, abandono, exigencia y falta de apoyo a nuestra independencia. Para responder a sus expectativas hemos desarrollado ciertos patrones emocionales y conductuales y elaborado formas particulares de adaptación, que si bien nos sirvieron en aquel entonces, en el presente tienen un alto precio: dificultades en las relaciones interpersonales, depresión, alejamiento de nuestra esencia… etc.

En este taller aprendemos a reconocer la toxicidad de estos aprendizajes encarando con gentileza el dolor que conllevan, aceptando el desamor que genera hacia nosotros y hacia los que nos rodean. Emprendemos entonces el retorno a “casa”, a nuestra esencia, lugar de creatividad donde se engendra lo posible, lo amoroso, lo vital.
Al atravesar el territorio de lo personal, sombreado por el dolor y la violencia que marca nuestra realidad infantil, descubrimos el paisaje de lo “humano” donde mora la posibilidad madura del adulto de honrar a los padres internos que lo acompañan y dar un paso importante hacia él auténtico perdón.

Nuestra capacidad de ser espontáneos, de ser creativos y de ser felices depende, en gran medida, del grado de integración y congruencia que hayamos logrado a lo largo de nuestra vida.

Metodología del “Árbol que canta”:

  • Taller residencial de una semana, en un marco grupal de 22 personas máximum
  • Integra
    – Aportes de la terapia familiar sistémica aplicada a la familia de origen
    – Elementos expresivos y catárticos del enfoque psicocorporal
    – Rituales de la tradición chamánica mexicana

El Proceso Hoffman

Soy parte del equipo de terapeutas que realiza el Proceso Hoffman en Francia – en francés – proceso presente en más de catorce países.

Es un seminario intenso y profundo en torno a las figuras parentales que desvela de manera orgánica el dolor y la rabia infantil hacia los padres. Apuntando hacia una reconciliación con ellos y con las propias circunstancias de vida es un viaje por los paisajes de la infancia que permite encarar el presente y el futuro liberado de la carga emocional del pasado.

De alguna manera se puede entender como un ritual iniciático que facilita el pasaje del niño al adulto, del desamor al amor, del pedir al dar.

Es un proceso que implica hacer el duelo de una ilusión infantil: los padres finalmente cambiarán y nos darán lo que tanto tiempo hemos esperado de ellos.

Es separarse con amor de los padres, vivir un divorcio sin culpa y permitirse tomar de manera responsable las riendas de la propia vida.

La metodología Hoffman

La metodología, a la vez terapéutica y pedagógica, es clara y accesible a todos. Permite reconquistar la capacidad de amar y tener relaciones sanas con el mundo que nos rodea.
La dimensión grupal ofrece un potente apoyo energético así que una atención personalizada permitiendo a cada participante realizar, en toda confidencialidad, un profundo trabajo biográfico.
El taller se da de manera residencial, en un formato intensivo de 8 días. El marco residencial de cálida quietud favorece la concentración y la integración de los aprendizajes cognitivos, emocionales y conductuales.

El Proceso Hoffman consta de cinco etapas:

1) Preparación y toma de conciencia
Un mes antes del seminario los participantes reciben una guía para realizar una indagación biográfica en casa.
Así se reconocen y se nombran las actitudes que afectan la calidad de vida en campos tales como las relaciones sociales, la familia, el trabajo, la salud… etc.
Esta etapa de preparación se acompaña de una entrevista telefónica individual, que permite clarificar terapéuticamente la naturaleza de los conflictos actuales.
Durante el seminario mismo este material de trabajo se retoma para afinar la conciencia de los vínculos entre las problemáticas actuales y los aprendizajes de la infancia.

2) Expresión de las emociones conflictivas
El objetivo es explorar, expresar y elaborar las emociones dolorosas, vergonzosas, agresivas y culpígenas vinculadas a nuestra infancia.

3) Aceptación compasiva
Recorrer, con el corazón abierto, la propia vida y la de los padres permite una comprensión profunda de los aprendizajes negativos que encadenan las generaciones entre ellas.
Es un paso esencial hacia la posibilidad de perdonar.

4) Integración
Los participantes liberados del peso de su pasado aprenden a “alinear” en un eje de madurez adulta, pensamientos, emociones y acciones.
Se logra así un desarrollo de nuevas habilidades en el campo relacional e existencial.

5) Consolidación
¡La semana intensiva ha terminado pero el Proceso sigue!
En el mes que sigue, un día de trabajo grupal así que una entrevista individual acompañan el retorno a casa y los desafíos que conlleva.

La originalidad de la metodología Hoffman abre la puerta hacia un cambio durable, una vida más consciente, creativa y responsable.

Comentarios sobre el Proceso Hoffman 

 “Muchos de nosotros somos sensibles a la importancia de los mensajes recibidos durante nuestra infancia que impactaron sobre la manera de llevar nuestra vida. Aquellos mensajes desfiguran nuestra vida actual.

¿Podemos hacer algo al respeto? ¿Podemos modificar las consecuencias de estos mensajes y lograr ser mejores guías para nosotros mismos?

El Proceso Hoffman responde plenamente a estas preguntas.”

Virginia Satir

“Síntesis de varias terapias, el Proceso Hoffman es el mejor método que yo conozco que permite una nueva orientación del vínculo Padres-Hijos. Gracias a esta potente herramienta se logra dirigir el amor hacia uno mismo y hacia los demás.”

Dr. Claudio Naranjo

Talleres

Figuras Parentales

=

El árbol que canta

Tepoztlán (México): 29/11 al  08/12/2019  

=

Proceso Hoffman

Alsacia (Francia): 02 -10/08/2019   15-23/11/2019   07-15/02/2020 
Lyon (Francia): 03-11/07/2020

Talleres y seminarios